Otro jodido deporte

Tiene que ver con electrónica e informática, mala hostia, ridículo. Perpetrado por Daikrieg el 14-06-2011

Me voy de fin de semana a Baviera, a hacer un poco el turista y beber grandes cantidades de cerveza de trigo, y al volver a casa y encender el ordenador para ver si ha pasado algo reseñable en el resto del mundo, me encuentro con la foto de la vergüenza: un señor, presuntamente policía, sosteniendo una máscara de Guy Fawkes, clamando haber desmantelado la cúpula de la organización terrorista internacional Anonymous.

Esto es EspañaSi estás ahí, sálvame, Superman

Cuando me recupero del amago de infarto, con el pulso de nuevo normal y los niveles químicos en sangre estables, encuentro, entre parodia y parodia, un enlace al vídeo con las declaraciones de este mismo señor junto a otro de sus secuaces, en el que detallan, orgullosos y seguros de sí mismos, el magno y noble trabajo policial que se ha realizado.

Y ahí es cuando vuelvo a dejar de sentir el brazo izquierdo. No solamente el portavoz carece de habilidades comunicativas básicas o conocimiento del lenguaje español-castellano-variante común (punto más álgido es la primera de las lindezas que salen por su boca), sino que el dominio del complicado mundo que es internet que deja traslucir es similar a la conversación que podría dar yo en una tertulia sobre estrategias ofensivas en fútbol sala de caracoles. Esos ataques de denegación de auxilio (supongo que quería decir de servicio) llevados a cabo por ordenadores zombie (supongo que quería decir por usuarios que libremente instalaron un programa para ello) contra gobiernos de países como Nueva Zelanda o empresas como Sony (supongo que el cansancio y el estrés hizo que confundieran a Anonymous con LulzSec, entre otros) eran solo la punta de lanza de esta organización de miembros entrenados y férreamente disciplinados (¿por qué disciplina siempre va con el adjetivo férreo, me pregunto?), cuyas instalaciones estaban protegidas por grandes medidas de seguridad, organizada en células independientes y fuertemente anónimas (de ahí su nombre, arguyeron los sagaces detectives), lo que había hecho a la OTAN considerarla una amenaza de la talla de Al-Qaeda. Acabáramos. Les faltó decir, como ya hizo nuestro amigo César Vidal (el hombre que entre café y café escribe un libro), que habían recibido entrenamiento de Batasuna-ETA. Mención especial merecen las dos millones de líneas de chat interceptadas… del servidor público de IRC de la peligrosísima banda terrorista. CSI, esos principantes.

Es de suponer que les ha pasado lo mismo que a los partidos políticos con el movimiento #nolesvotes. No, no es una organización como con las que estáis acostumbradas a tratar, que tienen una jerarquía, unos intereses políticos y económicos y al Botín de turno detrás. Es un grupo de gente con intereses comunes, con maneras comunes de pensar, que tomó el símbolo de la máscara de Guy Fawkes del comic (ni siquiera de la película) V de Vendetta, como perfecto ejemplo de lo que son: ciudadanos anónimos, cada uno igual de válido, tan y tan poco importante como el de al lado, que, sin jefes, sin cúpulas, sin apetencias ocultas, dice lo que piensa. No es un partido, no es una empresa, no es una organización terrorista. Son ciudadanos. Anónimos. Hartos. Y si no podemos entenderlos, ridiculizarlos, hundirlos o ignorarlos, entonces qué mejor que desinformar, confundir y criminalizar.

Esta gente, citando a Jules Winnfield en Pulp Fiction, no juega en otra liga. Juega a otro jodido deporte.

Bonus: Hacia la mitad de la entrevista, el señor agente aclara que los delincuentes de internet son gente normal, con trabajos normales (excepto el que está en paro, que está en paro, como todo el mundo) que hacen su vida normal en sitios tan normales como San Vicente del Raspeig. Terroristas, sí, pero siempre saludaban.

Saludos!

Compartir en FacebookCompartir en Facebook Enviar a TwitterCompartir en Twitter Menéame Enviar a menéame

Nadie ha dicho nada »

Y llegó el metal

Tiene que ver con eventos, música. Perpetrado por Daikrieg el 5-06-2011

Partiendo de la base de que mis dos últimas experiencias festivaleras fueron las dos últimas ediciones de Wacken Open Air, el mayor festival de heavy metal del mundo [cita requerida], y que a ambos fui con un importante contingente de amigos sedientos de alcohol y fiesta, uno no sabría muy bien qué esperar de un festival pequeñito, casero, más alemán, y al que voy con apenas un par de personas. Desde luego no tanta buena gente, y a la vez tanto personaje junto. Ni tanta chica (normalmente la presencia femenina en festivales de metal está muy lejos de la paridad), persona mayor ni niños pequeños. En conjunto, pudiera llamarse un festival de andar por casa, evientemente con toda la infraestructura y organización que uno esperaría de este país. O bueno, casi, 14 duchas para todo el festival podría verse en un principio como una estimación un poquito escasa, aunque luego en la realidad se mostraran suficientes. Sí, ya se sabe, los alemanes y su difuso concepto de la higiene. En cualquier caso, detalles reveladores como conciertos empezando a las 11 de la mañana y terminando el domingo a las 10, poquitas raves por el camping, o las clásicas muestras de la buena fea teutona (léase zona de acampada vallada por todos los lados menos por uno y retretes de pago en los que apenas se controlaba el acceso) hacían en todo momento por recordarte dónde estabas.

CrowdsurfingCrowdsurfing con casco militar y varita de hada, el pan de cada día en Alemania

Reafirmé, asimismo, el concepto que ya tenía del Einwegcamp, o camping de un solo uso, ya que al final del festival fueron muchísimos los ingenios de la Bauhaus de fin de semana que acabaron en ruinas, cuando no quemados o destrozados por diversión. Y si desde luego hay algo que los alemanes aman casi tanto como ir a un festival con un cargamento de cerveza, es ir a un festival con un cargamento de carne. Probablemente ha habido más barbacoas que toallas en ese camping este fin de semana, de todas las marcas, modelos y precios, y en cualquier momento y lugar llegaba a la nariz el delicioso aroma del animal muerto a la brasa.

Anécdotas, como siempre, miles: Desde Angela Gossow equivocándose y dando las buenas noches a la cercana ciudad de Leipzig al empezar el concierto, o Pekka Kokko abriendo con un Hola, Finlandia del Sur, hasta las auténticas muestras de originalidad en la vestimenta, los gigantes en kilt que se acercaban por el camping recomendando el concierto de sus amigos (de este no hay foto), o la mirada de sorpresa al escuchar a alguien hablando en español junto a ti y tardar un momento en asumir que eso no es tan normal como pudiera parecer. Cuando las colas de entrada al festival se hacían eternas, no faltaban los cánticos de Hemos pagado, queremos ver algo o Die Mauer muss weg (El muro debe caer), en referencia evidentemente al antiguo Muro de Berlín.

Tomi JuotsenTomi Joutsen y sus rastas

En cuanto a los conciertos, sorprendió (y mucho) el Grindcore, con Milking the Goatmachine y Excrementory Grindfuckers dando espectáculos muy divertidos para un sufrido público que aguantaba como podía el tremendo calor, la polvareda y el aire seco. Amorphis tuvieron probablemente el mejor sonido, lo cual, junto al gran concierto que dieron, me ha hecho volver a escucharlos día y noche. Sonido el del festival que, en general, dejó bastante que desear, y cuya calidad variaba mucho dependiendo de en qué parte se estuviera situado. En grupos como Kalmah o Arkona, además, los instrumentos secundarios (teclado, flauta, etc.) casi no se oían, lo que deslució sobremanera las actuaciones.

FuegoFuego: el séptimo miembro de Sabaton

Pero pocos grupos (por no decir ninguno) defraudaron. Joakim Brodén se mostró como un tremendo frontman que, junto al espectáculo de fuego y luces que traía Sabaton y la fuerza que derrocharon en el breve pero intensísimo concierto de cierre del festival, hace entender por qué en casi todas las fechas de su última gira se ha colgado el Sold out en las salas. Concierto que, además, se complementó con la celebración del disco de oro para Coat of Arms solo por sus ventas en Polonia, y que los miembros del grupo recibieron en el escenario entre alegría y algo de vergüenza. Joakim prometió que esta noche la recordaré dentro de 10 años; no sé hasta qué punto será eso cierto, pero del tremendo público que tuvieron no tendrán ocasión de quejarse. Desde luego, yo sí que recordaré esa noche dentro de 10 años.

Sabaton

Y poco más se puede contar de tan intenso fin de semana. La vida sigue aquí en Dresden a su ritmo habitual, con mucho calor, eso sí, y disfrutando casi cada día de esas pequeñas cosas que tanto echaré de menos cuando no esté aquí: meter los pies en la fuente, hacer una barbacoa en el parque, o bajar en bici a la universidad por uno de los centros históricos más bonitos de Europa. No escribo mucho últimamente, pero, como esto es mi blog y me lo follo y lo actualizo cuando quiero, no tengo que dar explicaciones a nadie. Baste decir que entre el proyecto fin de carrera, los compromisos sociales y Juego de Tronos, no me queda tiempo ni para twittear.

Saludos!

Compartir en FacebookCompartir en Facebook Enviar a TwitterCompartir en Twitter Menéame Enviar a menéame

Han dicho 2 cosas »

Está ocurriendo

Tiene que ver con mala hostia, reflexiones. Perpetrado por Daikrieg el 17-05-2011

No recuerdo cuándo, ni al calor de qué, surgió esa consigna en mis círculos habituales. Está ocurriendo. Quizá fue en vísperas de un concierto, de marchar de viaje o de la aceptación de la beca Erasmus. En cualquier caso, estos días cobra significado, más que nunca, el que digamos que está ocurriendo. Porque hemos visto cómo en menos de tres meses, un colectivo independiente, al margen de grandes partidos, sindicatos, asociaciones y medios plenipotenciarios, ha movilizado, organizado, y, por encima de todo, motivado y hecho despertar del atontamiento a gran parte de la sociedad española. Sin consignas rancias, sin publicidad disfrazada de información en televisión, sin autobuses a Madrid para toda la familia, bocata gratis, abanico y soflama torticera incluida. Hemos visto cómo, pese al silencio casi estricto, vergonzoso, manipulador y totalmente intencionado de los medios llamados por sí mismos tradicionales, el seguimiento a pie de calle ha sido absoluto. Ya no se ven silbatos y panfletos en las manos de los manifestantes, se ven cámaras y smartphones, con los que se atestigua el éxito y se desmiente el infundio. Ya no hay guerras de cifras entre Protección Civil y la Policía, ya no se desprestigia la imagen en una cadena y se ensalza en la siguiente. Ahora somos nosotros los que gestamos, ejecutamos, e informamos. Ya sabemos que el manifestante perroflauta, borroka o alborotador es un señor en paro, una madre con hipoteca, o un licenciado en busca de un futuro.

No les votes

La sociedad ha salido a la calle, en toda España, espontáneamente. Personas de distinta condición, procedencia, e ideario han enarbolado el Si vas a volver a elegir para que te gobiernen a los mismos que te han llevado a esta situación, piénsatelo dos veces. Ese, y solo ese, es el espíritu de #nolesvotes. Y esa, el hashtag, es la forma del nuevo activismo. La chapa, la camiseta, el panfleto, son herramientas, al igual que el periódico o el noticiero, de la generación que vivió la transición (y me disculpen la t minúscula). Las nuestras serán los tweets, los posts en blogs y redes sociales, las grabaciones subidas a Youtube en las que se atestigüe la respuesta de los que no entienden lo que está pasando, de los que asumen que si no eres del Madrid, eres del Barça, si no eres del PSOE, eres del PP, y si no eres del País, eres del Mundo; de los que no entienden que no nos afecta ya ver la ciudad empapelada de sus caras de lobo disfrazado de corderillo u oírlos en vacuos discursos autocomplacientes, no pensamos votarles, ni para que salgan, ni para que no salgan los otros.

Hemos visto cómo en España se ha desalojado a un grupo de personas por sentarse pacíficamente a reclamar sus derechos en una plaza, cómo los de siempre han tirado balones fuera, enturbiado la imagen y restado importancia, cómo se han inflado otros sucesos en pantallas, redacciones y platós, con la turbia esperanza del que tiene miedo, del que no entiende a ese monstruo en que se convierte la masa cuando se moviliza, se mueve y se motiva, del que está acostumbrado a tenerlo todo bajo control y no entiende que no se puede evitar que un puñado de arena se escurra entre los dedos. Aunque esta vez, en vez de granos, sean tweets, posts, y vídeos en youtube.

Ánimo a todos desde la fría Dresden, sabéis que si estuviera allí, no estaría escribiendo esto con la garganta rota del resfriado, sino de haber gritado en la calle con vosotros.

Constitución española de 1978:

Artículo 1.

1. España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político.

2. La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado.

Artículo 9.

[…]2. Corresponde a los poderes públicos promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas; remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social.

3. La Constitución garantiza el principio de legalidad, la jerarquía normativa, la publicidad de las normas, la irretroactividad de las disposiciones sancionadoras no favorables o restrictivas de derechos individuales, la seguridad jurídica, la responsabilidad y la interdicción de la arbitrariedad de los poderes públicos.

Artículo 21.

1. Se reconoce el derecho de reunión pacífica y sin armas. El ejercicio de este derecho no necesitará de autorización previa.

Saludos. Y no les votes!

Compartir en FacebookCompartir en Facebook Enviar a TwitterCompartir en Twitter Menéame Enviar a menéame

Han dicho 2 cosas »

Para vosotros

Tiene que ver con Dresden, buen rollito, fotos. Perpetrado por Daikrieg el 27-04-2011

…que habéis estado esta Semana Santa pasando frío y bajo la lluvia. En la fría Alemania, quizá por aquello de no sacar seres mitológicos a la calle, el tiempo nos ha tratado mejor.

En la Alaunplaya

A falta de playa, buenos son parques (en la foto el día parece menos soleado de lo que era)

Biergarten lleno hasta las trancas

España, el buen tiempo, las terrazas… oh wait!

Alaunpark a las 6 de la tarde

Panorámica de Alaunpark, el parque donde casi vivimos, a las 6 de la tarde, cuando ya casi no quedaba sol (clic para ampliar), pero aún así lleno que da gusto. Como objetivos de este semestre me he marcado dominar el ajedrez vikingo, muy popular en este parque.

El propósito de esta entrada no es otro que el de dar un poco de envidia. Espero haberlo conseguido.

Saludos!

Compartir en FacebookCompartir en Facebook Enviar a TwitterCompartir en Twitter Menéame Enviar a menéame

Han dicho 7 cosas »

Manual de uso del acho murciano para extranjeros y principiantes

Tiene que ver con Murcia, chorradas. Perpetrado por Daikrieg el 19-04-2011

Pocas voces de esa variante oral (para algunos malsonante) del castellano que se habla en Murcia llaman más la atención a los foráneos que acho. Cuatro letras, tres sonidos, dos sílabas, un universo de significados. Los eruditos explican su origen en la aféresis de “chacho”, aféresis a su vez de “muchacho”, pero nótese que jamás se usará como sustituto cuando muchacho actúe de sustantivo en un sintagma. En este caso se utilizará siempre “zagal”, o su diminutivo “zagalico”.

La versión femenina, “acha”, si bien también se emplea, suele ser considerada chabacana y malsonante, normalmente sólo utilizada por personas de baja estofa cultural. Debe, pues, evitarse. En la mayoría de los casos, el uso de “acho” masculino para interlocutor femenino está perfectamente admitido [cita requerida].

Entre muchos otros usos que probablemente se quedarán aquí en el tintero, y que, por supuesto, cambian según la zona, encontramos:

  • Con tono neutro, al principio de la frase, es simplemente un vocativo, utilizado para llamar la atención sobre el interlocutor o introducir un cambio de tema.

Acho, ¿te has enterao de que …?

  • Repetido, con un tono más elevado y agresivo, indica verdadera voluntad de llamar la atención del otro hablante tras el fracaso del primer intento.

Acho, pues yo creo que… ¿me escuchas? ¡Acho!

  • En medio de una frase, sin sentido aparente y sin que deba transcribirse si se pone por escrito la conversación, es simplemente una muletilla, un elemento de continuidad en el discurso sobre el que apoyarse. Suele intercalarse con tío, ya ves, y tal, etc.

Pues estaba ahí, acho, y llega el tío este y tal y…

  • Incluyendo una pequeña pausa tras la a, marcando la ch, y estirando la o, denota sorpresa decepcionante, facepalm, y súbito descubrimiento de que algo que no debería ocurrir ha ocurrido.

-¿Te has mirado el tema 7?
-Pero si entraba hasta el 5, ¿no?
-No, era hasta el 7…
-A’choooo… pues ya la hemos jodío…

  • Dicho con rapidez, y normalmente arqueando las cejas, indica sorpresa, pero sin matiz agradable ni desagradable, simplemente sorpresa. Similar al “ach so” utilizado en alemán (demasiado similar, diría yo… los murcianos que se fueron a Alemania en los 60 dejaron sin duda su huella). En ocasiones se vuelca el acento sobre la o final, si se quiere acentuar la sorpresa.

-¿Has llamado al Puche?
-No, si este finde está en Madrid.
-¡Acho! ¿Y eso?

  • Repetido varias veces en volumen ascendente y tono cada vez más ofuscado, indica el enfado ante la impotencia de poder intervenir en un suceso en pleno acontecer, normalmente de consecuencias negativas.

-Mira cómo va ese bajando la cuesta con la bici
-Verás tú cuando llegue al bache del final si no se…acho acho ACHO ACHOOO!!! ¿Estás bien?”

  • Acompañado normalmente de gestos como un alzamiento de brazos, palmada en la espalda y dicho con tono conciliador, indica una voluntad de mejora y transmisión de alegría al interlocutor, de olvídalo, da un paso adelante, la vida sigue.

-Acho la Fuen me ha dejao… [nótese que aquí es el primer uso]
-¡Achoo! Venga, si total, tampoco era pa tanto…”

  • En general, se utiliza cuando la turbación o la sorpresa te impide decir otra cosa.

-Pf… mi abuela se murió anoche, tío…
-……Achoo… qué dices… acho, y ¿cómo estás?
-Acho… ¿pos tú qué crees?

  • Pero también, con tono de alegría y alargando exageradamente la O final, expresa una súbita sorpresa agradable, normalmente el reencuentro con alguien al que hace tiempo que no se ve.

-El tío ese que viene por ahí me suena de algo.
-¡Pero si es el Paco! ¡Achoooooooooo… cuánto tiempo!

En expresiones compuestas:

  • ~ pijo, también ~ pijo huevos: expresión máxima de murcianía, utilizado normalmente con propósito paródico.
  • ·¿~ qué diceh?: Incredulidad, sorpresa absoluta. Se debe pronunciar como una sola palabra, con acento en DI.
  • ·Vale ya, ~: Manera de despachar un asunto y pasar a otro menos incómodo.
  • ·¡~, YA!: Voluntad tajante de despachar un asunto. Suele enunciarse a continuación de la anterior.

Como queda palpablemente demostrado, pocas palabras habrá en ningún idioma con las sutilezas y los matices del acho murciano. En próximas entregas, el significado de la expresión pan, pijo y habas.

Bonus: La chirigota de Molina sobre nuestro hablar.

Saludos!

Compartir en FacebookCompartir en Facebook Enviar a TwitterCompartir en Twitter Menéame Enviar a menéame

Han dicho 67 cosas »

Algunas palabras alemanas que nunca aprenderás en clase

Tiene que ver con Dresden, alcohol y drogas, curiosidades. Perpetrado por Daikrieg el 13-04-2011

Si por algo se caracteriza el alemán es por la tremenda riqueza y precisión lingüística de su vocabulario. Salvo algunas excepciones (como Freund, que significa tanto amigo como novio, y que tantas situaciones incómodas ha provocado), la facilidad de construir una palabra simplemente uniendo otras como si fueran bloques de Lego hace posible que casi cualquier concepto pueda expresarse.

Aplicadas casi en su mayoría a la fiesta y sus derivados, presento hoy algunas perlas bastante curiosas del Umgangssprache, el lenguaje coloquial:

  • Vorglühen (glühen significa brillar o arder, vor indica anterioridad): Dícese del hábito de beber en casa antes de salir de fiesta, para así ahorrar dinero y salir calentico. La respuesta alemana al botellón botelleo.
  • Rauschtrinken (de rausch, ruido, pero también borrachera, y trinken, beber): Beber rápido y mucho con la única intención de acabar borracho. El hecho de que tengan una palabra para tal actividad ayuda a entender que sea habitual aquí.
  • Durchmachen (literalmente, hacer a través de): Empalmar la noche con el día siguiente sin dormir. Por supuesto, también se puede aplicar a las jornadas maratonianas de estudio que todos conocemos.
  • Partymaus (ratón de fiesta): Esas chicas que todos conocemos que son un poco… digamos, señoritas a las que les gusta mucho la fiesta.
  • Wegbier (de weg, camino y bier, que todos sabéis lo que es): Una cerveza que te llevas de casa hasta la fiesta a la que vas (en Alemania es legal beber en la calle) y que te ayuda a hacer más corto el camino.
  • Sitzpogo (de pogo, baile agresivo y sitz, sentado): Pues eso, hacer un pogo sentados. Ejemplo.
  • Lochbruder (de loch, agujero, y bruder, hermano): Dícese del varón que ha compartido alguna vez lecho con una dama con la que tú también lo has hecho. Bastante autoexplicativo, creo yo.
  • Kater (literalmente, gato): Resaca. Nadie ha sabido explicarme por qué. Me entero vía facebook del origen: en el siglo XIX, los estudiantes que se excedían con los jugos báquicos pedían a los médicos que les diagnosticaran cualquier cosa para justificar su ausencia a clase al día siguiente de los hechos. Un catarro siempre es una buena solución, y de Katarrh, por homofonía, se llegó a Kater (se pronuncia casi igual).
  • Jein (unión de Ja y Nein): Sí, pero no. Tal cual. Una de mis favoritas, que no tiene nada que ver con las anteriores.
  • Pfand: Quizá la palabra más importante del idioma. Pfand se traduce como depósito, como algo que se deja en prenda y se recupera después, y se aplica casi en su totalidad al depósito de las botellas. Comprar una caja de 20 cervezas, por ejemplo, implica pagar, además de su precio, 3,10 € (aquí y hoy), 8 cent por cada botella y 1,5 por la caja. Esos envases luego se devuelven al supermercado, se lavan, y se vuelven a llenar. Las botellas de plástico, latas, etc. que se destruyen una vez devueltas, rinden 0,25 € por depósito de un solo viaje. Ahora multiplica eso por la cantidad de cervezas que se beben aquí y encontrarás que la economía del Pfand es una asignatura fundamental en la vida de todo estudiante de intercambio en Alemania. Sumado a que en muchas fiestas y bares se cobra un Pfand por los vasos y las botellas, que suele rondar el euro, ahora reniegas, pero si algún día te hallas en nuestra situación, irás hacia el final de la noche buscando botellas vacías por las esquinas para poder tomarte la última gratis.
    Y lo harás como lo hemos hecho todos.

Por supuesto, son bienvenidas nuevas aportaciones en los comentarios.

Saludos!

Compartir en FacebookCompartir en Facebook Enviar a TwitterCompartir en Twitter Menéame Enviar a menéame

Han dicho 7 cosas »

En días como hoy

Tiene que ver con Dresden, buen rollito, yo mismista. Perpetrado por Daikrieg el 7-04-2011

En días como hoy, lo mandas todo a paseo, coges la bici y bajas hasta el Elba a dejarte llevar, recorriendo sus orillas plagadas de gente, esquivando barbacoas, frisbees, y cometas, y descubres que, poco a poco, otra Alemania está surgiendo; descubres que viniste altamente preparado para el frío pero no para el calor y la primavera. Qué coño, descubres la primavera. Por primera vez, no pasas del frío al calor, sino que tienes semanas de mejora progresiva. Lo que antes era marrón se torna en verde primero y en colorido después, cuando las flores, poco a poco, empiezan a invadir la ciudad. El humor cambia, tanto el propio como el ajeno, y notas cómo la apatía de los últimos meses comienza a irse por el desagüe, cómo el culo te quema en el asiento cada vez que te sientas a trabajar y el sol entra por la ventana y la gente pasa por la calle animada, gritando, cantando, o simplemente charlando. Las terrazas abren y se llenan, los bares-playa se preparan para su apertura, y la cantidad de gente sentada en los bordillos, en las esquinas, en los poyetes de las calles, conversando o tomando una cerveza, crece cada día exponencialmente.

En días como hoy, te das cuenta de que ya no concibes un día sin coger la bici, aunque sea sin propósito de ir a ningún sitio, simplemente pedalada tras pedalada, todavía sorprendido por la fluidez con la que conviven coches, peatones, carritos, bicicletas, sin gritos, sin cláxones, y no entiendes cómo en España, con el clima que tenemos, no proliferan, mientras que aquí las dos ruedas crecen como champiñones en cuanto la lluvia se va.

En días como hoy, en definitiva, te das cuenta de la suerte que tienes por estar aquí, te das cuenta de que hay que aprovechar y no dejarse llevar por tonterías, y te pones a escribir y te salen ñoñadas como esta. Y pasas de poner fotos.

Será la primavera.

Saludos!

Compartir en FacebookCompartir en Facebook Enviar a TwitterCompartir en Twitter Menéame Enviar a menéame

Han dicho 3 cosas »

Porque cuando no tienes nada que decir…

Tiene que ver con yo mismista. Perpetrado por Daikrieg el 2-04-2011

…es mejor estar callado.

Compartir en FacebookCompartir en Facebook Enviar a TwitterCompartir en Twitter Menéame Enviar a menéame

Han dicho 4 cosas »